Mito Sobre la Muerte Revelado con Datos Médicos

El mito sobre la muerte podría ser verdad según resultados de investigaciones de un equipo médico internacional.

El equipo estaba realizando toma de datos de los registros neuronales pero no relacionado con el proceso de la muerte.

Al igual que con el descubrimiento de la penicilina o el DDT este descubrimiento ha sido obra un tanto de la casualidad.

El mito sobre la muerte adquiere otra dimensión por evidencia científica

La experiencia cercana a la muerte ha sido reportada en más de una ocasión. Esto ocurre en la transición del cerebro hacia la muerte, no de forma violenta sino como un proceso natural.

En los enfermos terminales con cáncer esto parece ser un factor común. Las personas «resucitadas» describen este fenómeno como de intensas y surrealistas vivencias.

Se reporta la revisión panorámica de la vida con recuerdos de memoria, experiencias trascendentales muy fuera del cuerpo con sueños, alucinaciones y un estado meditativo.

La firma neurofisiológica de este fenómeno no está clara. Se plantea la hipótesis de que el cerebro puede generar una reproducción de la memoria dentro de esta fase «inconsciente» con un aumento de la actividad oscilatoria.

Las grabaciones fueron tomadas de un individuo de 87 años que había sufrido una caída con traumatismo craneal y llegado a emergencias en estado de coma.

Resultados del equipo médico que analizó las experiencias cercanas a la muerte

El paciente fue operado y estuvo estable durante dos días pero falleció y durante todo el proceso de la muerte se estuvieron registrando sus ondas cerebrales.

Como resultado de las grabaciones arrojadas por el electroencefalograma combinada con electrocardiograma y el análisis espectral, el equipo médico llegó importantes conclusiones.

El análisis espectral reveló un aumento en la potencia gamma absoluta después de la supresión de la actividad neuronal en ambos hemisferios, seguido de una marcada disminución después de un paro cardíaco.

Fronteras | Interacción mejorada de la coherencia neuronal y el acoplamiento en el cerebro humano moribundo | Neurociencia del envejecimiento (frontiersin.org)

El equipo médico hace advertencias sobre el tipo de estudio según el sujeto fallecido por trauma craneal. Esto es así porque el cerebro y sus ondas resultantes analizadas pueden ser diferentes en otros.

No es lo mismo un sujeto que muere de causas naturales, por envejecimiento, cáncer u otras, que aquel que lo hace debido a un traumatismo.

Estos investigadores dejan claro que estos resultados no demuestran nada. Es solo un estudio sobre una única persona, que además tenía el cerebro dañado por la epilepsia.

El título del artículo parece ser un tanto especulador pero es sobre un estudio que demuestra una actividad cerebral luego de decretada la muerte por paro cardíaco.

La actividad cerebral se mantuvo como en el estado del sueño pero con mayor intensidad aunque de duración más corta.

Puede ser ese juicio final de que tanto se habla y que rendimos al supremo al final de nuestra física existencia.

Aún queda mucho camino por andar pero testimonios no faltan de sujetos «regresados de la muerte» que narran vivencias que coinciden con la actividad cerebral descrita.

Fuentes:

MSN

Frontiers

Deja un comentario

dos × 1 =